Tasas: la fuerte suba del gasoil aumentó la presión tributaria de municipios y comunas

El combustible aumentó 90% en 2018. En Santa Fe se utiliza al gasoil como unidad tributaria, pero al no haber un precio oficial cada localidad define si toma una o varias estaciones de referencia. Los productores se quejan 

     Comentarios
     Comentarios

El fuerte incremento del precio del gasoil aumentó fuertemente la presión tributaria de la mayoría de los municipios y comunas en Santa Fe. Es que la mayoría de las tasas municipales y comunales de la provincia están asociadas total o parcialmente al precio del litro gasoil, que al no existir un valor oficial del combustible cada localidad determina si toma una o varias estaciones de referencia. Pero la discrecionalidad sobre la modificación del valor de esta "unidad tributaria" llega al punto que en una comuna limítrofe con Córdoba el aumento de la tasa la establece el propio presidente comunal cada vez decide aumentar el combustible en su estación de servicio.

La liberalización de los precios de los combustibles disparó un fuerte aumento de sus valores que se trasladan automáticamente a la tasa general o rural que cobran los Estados locales. Sólo en 2018 el valor del gasoil subió casi 90%. Y esto está provocando el reclamo creciente entre los productores, en particular en las zonas en que la falta de trabajos de mantenimiento de los caminos quedan expuestos con este verano impactado por el fenómeno climático de El Niño.

Entre los productores rurales, fundamentalmente en el sur provincial, donde se registran las tasas más altas de Santa Fe, crece el malestar. Resaltan que puede la tasa puede incidir entre el 5% y el 10% de la renta de la producción generada. "Hoy nos cobran más impuestos que cuando la soja estaba al doble de lo que está ahora", se queja un productor del departamento de General López, quien detalla de la siguiente manera: "Las retenciones se mantuvieron como cuando la soja valía 600 dólares, el precio del gasoil se liberó y las comunas mantienen las tasas como si el combustible siguiera subsidiado". 

Históricamente la tasa rural en el sur provincial se mantuvo entre los 8 y 10 litros por hectárea al año, pero en los últimos quince años los municipios y comunas fueron subiendo hasta un 50% la cantidad de litros que cobran. Actualmente hay comunas del sur provincial que cobran hasta 14 litros por hectárea en concepto de tasa rural. 

Contadores consultados por ECOS365, y estudios realizados en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), apuntan a que comenzaron a modificarse las alícuotas cuando en la gobernación de Jorge Obeid se congeló el inmobiliario, y otro tanto cuando las comunas vieron congelados sus ingresos por esta vía al sostenerse el precio del gasoil al estar subsidiado.

La tasa rural, en un principio, debía tener una correlación con los costos del mantenimiento de los caminos, pero eso quedó totalmente desdibujado, admitieron funcionarios, productores y profesionales consultados.

Hay funcionarios que se señalan que por la cantidad de kilómetros de camino que tienen en su distrito no alcanza incluso con el fuerte aumento del combustible de los dos últimos años. Otros reconocieron que se colocó el gasoil en la fórmula polinómica de la tasa para acompañar el ritmo inflacionario sin tener que decir que volvían a aumentar el impuesto.

En otros casos, como es el de Rosario, el precio del gasoil es utilizado como unidad de medida para las multas de tránsito. También es usado para determinar el valor a cobrar al usuario de las bicicletas públicas pese a utilizar combustible para su funcionamiento.

Comentarios