Pymes piden profundizar la instrumentación de la factura de crédito electrónica

"Las nuevas tasas nos permitirían tomar crédito. El problema son los cupos disponibles y la posibilidad de acceder con los niveles de deuda que manejan muchas pymes", explicó un vocero de Came

     Comentarios
     Comentarios

La Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) celebró el lanzamiento de créditos para las pymes a tasas inferiores al 40%, aunque pidieron profundizar la instrumentación de la factura de crédito electrónica, que les permite acceder a un financiamiento mediante el cobro anticipado de ventas o servicios prestados.

"Por la caída de la actividad, sobre todo en los últimos dos años, muchas pymes han priorizado el pago de salarios por sobre los aportes y las contribuciones. Por eso, las más necesitadas de liquidez hoy no pueden calificar a un préstamo", dijo a Télam Pedro Cascales, vocero de Came. 

En esa línea, remarcó que el nivel de morosidad de las empresas con los bancos es el más alto desde que el Banco Central comenzó a difundir este dato en 2006: en apenas 18 meses pasó del 1,1% al 5,7% en noviembre pasado, último dato disponible.

"Las nuevas tasas nos permitirían tomar crédito. El problema son los cupos disponibles y la posibilidad de acceder con los niveles de deuda que manejan muchas pymes", lamentó Cascales. 

Es que a pesar de las tasas del 40%, por tener irregularidades con la Afip o el Anses, muchas empresas no logran ser sujetos de crédito y, para poder financiarse, cada vez más empresas usan descuentos de cheques a través de la Bolsa de Comercio o bien a través de avales de garantía. "Ahí es donde un instrumento como la factura electrónica de crédito nos es de gran utilidad", aseguró Cascales.

La factura electrónica de crédito permite a una pyme que emite una factura por más de $100.000 a una empresa grande quedar habilitada para que, en caso de que la contratante no la valide en el plazo de 30 días, quede acreditada automáticamente y sea viable para ser descontada como un cheque en Bolsa.

"Sería muy bueno que pudiera instrumentarse en plazos menores, como una semana o 14 días, de modo de habilitar a las pymes a disponer de liquidez más rápido de lo que lo hacen hoy", dijo Cascales. Y agregó: "La gran mayoría de las pymes necesitaría créditos menores al millón de pesos para capital de trabajo o cubrir baches. Por eso la importancia de darle más dinamismo a este instrumento".

Actualmente las empresas deben a los bancos casi $ 400 mil millones, lo que si bien es un monto menor que el de hace un año, no es capital adeudado en sí lo que más dificulta su repago, sino un contexto de bajas rentabilidades que complica afrontar costos.

Según estimaciones de la Came, las pymes destinan más de $ 16 mil millones al mes sólo a pagar los intereses de sus deudas con bancos, sin incluir multas por moras, otros cargos ni los pagos de capital.

Comentarios